viernes, 22 de octubre de 2010

Brasil: casi la mitad de la energía consumida es renovable



Un informe gubernamental demostró que el 47,2% de la matriz energética se basó en ese tipo de fuentes. El principal impulsor fue el etanol de caña de azúcar, el combustible más utilizado por los automóviles particulares brasileños.

Un estudio divulgado por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva demostró que el 47,2% de la energía consumida en Brasil durante el año pasado fue generada por fuentes renovables, principalmente hidroeléctricas y combustibles vegetales.

La participación de este tipo de fuentes en la matriz energética del país creció desde el 39,3% en 2001 hasta el 47,2% en 2009, según el estudio "Indicadores de Desarrollo Sustentable" del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Mientras, el empleo de fuentes no renovables como carbón, petróleo y gas bajaron del 60,7% al 52,8% en el mismo período. Las de mayor participación en 2009 fueron petróleo y sus derivados (37,8%), gas natural (37,8%), carbón mineral y sus derivados (4,8%) y uranio y sus derivados (1,4%).

El principal impulsor de las fuentes renovables fue el incremento en el uso del etanol de caña de azúcar, que fue el combustible más usado por los automóviles particulares del país y del que Brasil es el mayor productor y exportador mundial.

La participación de la caña de azúcar en la matriz energética subió desde el 10,9% en 2000 hasta el 18% en 2009, agregó el informe.

También colaboraron los nuevos proyectos, impulsados por el gobierno, para generar energía eólica y solar, y el índice puede elevarse aún más en los próximos años, cuando entrarán en operación grandes hidroeléctricas que actualmente se encuentran en etapa de construcción en la Amazonia.

En tanto, el estudio agrega que, pese a tratarse de una energía renovable, la construcción de hidroeléctricas también puede causar daños, como la inundación de bosques, el cambio del curso de los ríos y el desplazamiento de cientos de damnificados.

Advierte igualmente sobre los posibles daños ambientales causados por el aumento de los cultivos de caña para la producción de etanol.

"Es necesario aclarar que la caña de azúcar necesita de grandes concentraciones de tierra y del uso intensivo de agroquímicos para ser producida", alegó el especialista Judicael Clevelario Júnior, uno de los autores del trabajo.

De acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas, el crecimiento de la energía generada por fuentes renovables está ayudando a su vez a Brasil a satisfacer un consumo cada vez mayor.

En 2008, la tasa de consumo de energía por habitante llegó a 50 gigajoules, la mayor en la historia del país, aunque retrocedió hasta 48,3 gigajoules por habitante en 2009 como consecuencia de la crisis mundial.

Sin embargo, el consumo debe aumentar significativamente este año, para cuando se prevé un crecimiento de la economía del 7%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Visitas