lunes, 30 de enero de 2017

Trumposo! Trump, Barry B. Benson y Adolf



El presidente de los Estados Unidos de America nos regaló con esta maravillosa alocución el pasado 20 de enero de 2017:
"Somos una nación (...) y su dolor es nuestro dolor. Sus sueños son nuestros sueños, y su éxito es nuestro éxito. Compartimos un corazón, un hogar y un glorioso destino"
Esto estaría muy bien si no fuera por que, si revisamos los diálogos de Bee Movie, una película animada en 3D, dirigida por Simon J. Smith y Steve Hickner, escrita, producida y protagonizada por Jerry Seinfeld y estrenada en 2007. Son las aventuras de Barry B. Benson, abeja recién salida de la universidad Hexagon Honex Industries (una división de Corporación Honesco y parte del Grupo de Hexágon) que busca algo más de la vida que la inevitable carrera que le espera a él y a cualquier otro trabajador: hacer miel. Entonces Barry salta a la oportunidad de aventurarse fuera de la colmena, y pronto encuentra un mundo más allá de sus mayores sueños. Cuando Barry conoce por casualidad a una peculiar florista llamada Vanesa, él acaba rompiendo una de las reglas capitales de las abejas: no hablar con los humanos. Así comienza a desarrollarse una amistad, y Barry recibe un cursillo intensivo sobre las costumbres de los humanos. Pues bien, en la película Barry dice:
"Somos una colonia (...) y su dolor es nuestro dolor. Sus sueños son nuestros sueños, y su éxito es nuestro éxito. Compartimos un corazón, un hogar y un glorioso destino" 
La verdad es que inspirarse en Hollywood para un discurso de inauguración de un Presidente de Estados Unidos de América no sería muy grave siempre que no sigamos revisando ese magnifico discurso. Sigamos recordando...

"Queremos trabajar, pero el pueblo mismo tiene que colaborar. (...) Nunca se debe creer que libertad, felicidad y vida le sea dada desde el cielo. Todo radica en la voluntad y en el trabajo propios. (…) ¡Nunca debe esperar por ayuda extranjera ninguna, nunca creer en ayudas fuera de nuestra propia nación, de nuestro propio pueblo! Sólo en nosotros reposa el futuro del pueblo americano. Si nosotros levantamos a este pueblo americano por medio del trabajo propio, del esfuerzo propio, de la decisión propia, de nuestras propias fortaleza y constancia, entonces subiremos – subiremos igual que nuestros padres que tampoco recibieron America regalada- sino que la hicieron suya trabajando."
Claro que, cuando "escribió" estas bellas palabras, Trump (o el chapucero de su redactor de discursos) no tuvo en cuenta algo que descubrió el periódico Die Zeit, que en una publicación del día 27 de enero titulada "Rhetoriche parallelen zu Hitlers Rede nace der "Manchefergreifung") nos muestra otra fuente de inspiración peculiar:
"Queremos trabajar, pero el pueblo mismo debe ayudarnos. (...) Nunca debe creer que libertad, felicidad y vida les cayese del cielo. Todo se funda sobre la voluntad propia, la propia labor. (…) ¡Nunca confíen en ayuda externa, nunca en ayuda distinta de la propia nación, de nuestro propio pueblo! De nosotros mismos depende el futuro del pueblo alemán. Si nosotros mismos levantamos ese pueblo alemán por medio de trabajo propio, por esfuerzos propios, por decisión propia, por constancia propia, entonces volveremos a subir, igual que los padres que tampoco recibieron Alemania regalada, sino que ellos tuvieron que hacerla suya trabajando."
Eso significa que el día 20 de enero, Donald Trump celebró su inauguración parafraseando al autor de ese discurso, que fue pronunciado el día 10 de febrero de 1933, durante la proclamación como canciller imperial de Alemania de un flamante Adolf Hitler. Pudo haber buscado alguien distinto como inspiración ... ¿verdad? ... ¿que dios nos pille confesados?

Fuentes:
Die Zeit
Wikipedia

Visitas